Las Caras de Bélmez

En agosto de 1971 en un pequeño pueblo de la provincia de Jaén, conocido como Bélmez de la Moraleda, empezaron a ocurrir cosas extrañas. En la casa de la familia Pereira empezaron a salir manchas en el suelo que tenían forma de rostro humano. La primera vez no le dieron la mayor importancia, ya que creían que se trataba de una simple mancha, así que decidieron limpiarla del suelo. Pero cuál fue su sorpresa que poco después volvió a aparecer una nueva mancha. En esa ocasión el matrimonio decidió extraer el trozo de suelo con la cara y lo conservaron enmarcado.

Por mucho que intentaban eliminar esos rostros del suelo, volvían a aparecer a los pocos días. Finalmente notificaron esos sucesos al Ayuntamiento, el cual, mediante el permiso de la familia Pereira, levantaron el suelo de la cocina en busca de una explicación lógica a tales sucesos. En esa excavación hallaron huesos y mediante varias investigaciones descubrieron que antiguamente en ese mismo emplazamiento, en el siglo XVIII, hubo un cementerio.

En Septiembre de 1975 un célebre grupo de parapsicólogos encabezados por Germán de Argumosa se desplazaron hasta Bélmez para empezar una investigación y tratar de esclarecer ese misterio. Después de varias pruebas y psicofonías consiguieron capturar varias voces atrapadas entre esas paredes. A partir de ese momento ese fenómeno empezó a cobrar más importancia en el ámbito nacional e internacional, saliendo en varios medios de comunicación.

Con el paso del tiempo mucha gente ha intentado demostrar que todo era un montaje y que los rostros aparecidos en el suelo, conocidos como teleplastias, estaban simplemente realizados por alguna persona. Pero en cambio las investigaciones científicas realizadas no pudieron demostrar que detrás de ese suceso hubiese una acción de la mano humana.

También decidieron cerrar la casa durante 3 meses y un notario se encargó de precintar y comprobar la veracidad de los sucesos. La sorpresa fue aún mucho mayor después de que la casa fuese desprecintada y comprobando mediante notario que nadie había entrado en ella, aparecieron nuevamente en el suelo otros rostros.

Desde entonces han aparecido muchas teorías, pero sea cual sea el resultado, de momento el misterio de las caras de Bélmez aún no está resuelto…